pexels-brett-jordan-8573113

Parte 2: Estrategias para dejar de procrastinar

(Lectura de aprox. 4 min.)

Ahora que sabes qué es procrastinar y has identificado qué motivos te llevan a hacerlo, aquí te tengo una batería de estrategias que te ayudarán a combatirlo. 

Antes de seguir avanzando, te recomiendo que leas mi post anterior «Parte 1: ¿Todavía dejando lo importante para «después»» para que le saques el jugo a esta publicación.

Ahora sí, sin más vueltas que darle, aquí te lanzo algunas estrategias para poner en práctica según lo que te lleva a procrastinar. ¡Empecemos!

Razón #1 Desprecio

Estrategia(s) a aplicar: Yo sé qué terrible puede ser hacer algo que no te gusta. Sin embargo, ¿qué tal si detienes ese diálogo interno negativo y te enfocas en lo que tienes que hacer sin tanta emoción o drama asociado? A veces le ponemos más carga emocional de la que verdaderamente merece.

Si eso no te funciona, prueba hacerte la promesa a ti misma de hacer esa tarea por 10 minutos y si al final de ese tiempo todavía lo odias tanto, lo dejas de hacer y sino continuas. 

Otra estrategia que puede funcionar aquí es enfocarte en el valor que trae hacer eso y cómo impacta en ti y/o en los demás. Compartir con los demás lo que vas a hacer, disminuye la probabilidad que lo postergues.

Algo que también puedo motivarte a hacer algo que no te agrada es premiarte por hacerlo. Si haces una parte pequeña de la tarea, te das un regalo pequeño y si haces una gran parte de la tarea, te haces un regalo grande. 

Razón #2 Seguridad

Estrategia(s) a aplicar: Cuando es la falta de confianza en nosotros mismos lo que nos lleva a procrastinar, aquí te ayudaría desarrollar tus habilidades en torno a esa tarea a realizar, reconocer las pequeñas victorias y, si fuese el caso, detener esos pensamientos negativos hacia ti misma sustituyendo por otros que te potencien. 

Razón #3 Distracción

Estrategia(s) a aplicar: Crea un ambiente de trabajo donde puedas enfocarte: escritorio limpio, cierra el correo y chau celular (al menos 6m lejos de ti). Si es posible cierra la puerta y ponte audífonos. A mí me ayuda mucho la música instrumental. Seguramente se te vendrán a la mente otras tareas, así que anótalas en tu to-do list para después. Y si, por ejemplo, suena el celular comprométete contigo misma a primero terminar a avanzar la tarea hasta cierto punto antes de atenderlo.

Algo clave es determinar cuándo y dónde vas a hacer la tarea que has estado postergando y ¡agendarlo!. 

Razón #4 Es demasiado

Estrategia(s) a aplicar: Escribe claramente cuándo vas a saber que has terminado la tarea, divide la tarea en pequeñas partes priorizándolas y estima cuánto tiempo te podría tomar cada una. Es importante que te agendes los deadlines y si te sientes abrumada tómate un espacio para despejar la mente.

Razón #5 Creatividad bloqueada

Estrategia(s) a aplicar: Cuando nuestra imaginación no fluye, ayuda a refrescarla cambiar algo en nuestro método o lugar de trabajo. Si trabajas en la pc, escribir a mano o darte un paseo son algunas ideas que te pueden ayudar. Si sueles trabajar sola, puedes hablar con otras personas para generar ideas. Muchos escritores se van de «vacaciones» para inspirarse y continuar desde donde están. 

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email